Coronavirus afecta a más de 14600 personas en todo el mundo
2 febrero, 2020
Frente al coronavirus estamos en alerta, pero sin caos: hospitales públicos
3 febrero, 2020
Mostrar todo

¿Dónde jugarán los niños?      

“Cuenta el abuelo que de niño el jugó entre árboles y risas y alcatraces de color, en ríos transparentes y sin olor donde abundaban peces y no sufrían ni un dolor. Cuenta el abuelo de un cielo muy azul en donde voló papalotes que el mismo construyó. El tiempo pasó y nuestro viejo ya murió y hoy me pregunté después de tanta destrucción en dónde diablos jugarán, los pobres niños… Se está quemando el mundo, ya no hay lugar.”   Grupo «Maná» de México.

Los modelos urbanos que nos imponen las decadentes clases de poder, no son más que muestra genuina de las ciudades antipersona. Una inmensa minoría privilegiada quiere dominar el mundo a expensas de los males de la mayoría. Quiere mantener ventajas que le otorga la perversa estructura piramidal donde solo los de arriba disfrutan de los mayores beneficios, mientras los de la base y las mayores franjas, deben venirse a menos al tener que servirles a unos pocos.

En nuestras ciudades en promedio, menos del 20% de las personas se benefician del auto particular. Este artefacto que ocupa la mayor parte del espacio público, provocando uno de los mayores desequilibrios en la sociedad. Además sumados todos los autos privados, son los responsables de las mayores emisiones de CO2, el gas invernadero por excelencia que está destruyendo al mundo y provocando las mayores catástrofes.

Es hora de actuar y frenar el abuso de los privilegiados que se creen con derecho a maltratar a la gente imponiendo sus inequitativas normas en el espacio público. Se deben causar restricciones a los autos particulares volviendo más caminables y ciclables las ciudades. Aunque el “pico y placa” es una medida desesperada (hoy paliativamente necesaria) debe iniciarse con los carros oficiales para dar ejemplo, pero ello no ocurre por la falta de coherencia de los malos líderes o dirigentes de turno, que toman medidas más por moda que por compromiso genuino.

Más parques, senderos peatonales, alamedas muy verdes, andenes anchos y carriles preferenciales para bicicletas en la misma calzada como sucede en París con el Velo-bus, espacios deportivos públicos (gratuítos), son prioridades en una ciudad moderna, avanzada y pensada para todos. Una urbe cuyo principal indicador de calidad de vida urbano, es tener el desafío de convertirse en lugar donde los niños puedan transitar sin miedo y contar con generosos espacios para jugar.

Lo que esté al alcance de los niños, sirve para todos; son la vara de medir de una sociedad en el espacio público. Por ello son urgentes estrategias de educación ciudadana que permitan gestar el modelo de ciudad que nos merecemos con ejercicios ciudadanos que dejen un saldo pedagógico. Se puede iniciar promoviendo actividades que muestren un modelo distinto de ciudad, no mecanizado y más humanizado.

Por ejemplo acciones como peatonalizar transitoriamente importantes calles, tener una masiva ciclo-recreovía dominical, generar actividades lúdicas y participativas en el espacio público, además de un proceso de certificación de conductores (especialmente de motocicletas) y educación ciudadana transformadora de todos los actores del espacio público. Gestiones que deben ir unidas a medidas de acompañamiento para la gente en el marco de un programa de “Cultura ciudadana y convivencia”.

El excesivo uso de vehículos de motor se ha constituido en amenaza para las personas y ha desplazado a los niños a unas trincheras nocivas. Los ha relegado a un mundo virtual, tóxico y alienante. Espantó a los infantes de los árboles, de la tierra, de su espacio natural para crecer y desarrollarse como tales. Se les ha relegado su mayor derecho, a ser felices con una infancia más elemental y sencilla. De seguir privilegiando a una minoría motorizada ostentosa, nuestro poder seguirá creciendo más rápido que nuestra sabiduría. ¿Quién nos enseñó el engaño? ¿Quién nos sometió al rebaño? ¿Dónde quedarán los sueños?, y nuestros niños ¿Dónde jugarán?

Apostilla: Aquí está la bella versión del grupo mexicano «Maná» de su fabulosa protesta medioambiental, especialmente por los derechos de los niños: ¿Dónde jugarán los niños? https://www.youtube.com/watch?v=y3r2KYQ0VJc