Levantan medida de suspensión de afiliación a EPS con vigilancia especial para enfrentar coronavirus
21 marzo, 2020
Invima facilita importación y fabricación de insumos médicos de protección durante emergencia del COVID-19
21 marzo, 2020
Mostrar todo

Coronavirus en Colombia: el crecimiento es aún lineal, no exponencial

El Presidente Iván Duque con el apoyo de un gran equipo científico del país ha decretado en buen momento una cuarentena de tres semanas. Esta acción es la más oportuna, tomando como espejo lo que viene aconteciendo en tantos países del mundo con un cuadro francamente apocalíptico y trágico en todo sentido. Es el momento apropiado para tomar esta dolorosa decisión para el país, pero puede ser la menos desafortunada.

Hasta el 20 marzo a las 24 horas, han transcurrido 15 días desde la detección del primer caso y realizamos un profundo análisis de la evolución de la infección por el virus SARS-Cov-2 (Covid-19) entre los colombianos. Para ello nos respaldamos en el trabajo del colega magíster en la estadística biomédica, el ingeniero, médico y matemático, Álvaro Villota Viveros. Recurrimos a su sapiencia científica teniendo en cuenta que es uno de los profesionales más competentes y confiables del país.

La idea es poder determinar hasta hoy si hemos llegado a un punto de quiebre inmanejable en el corto plazo que es lo que ha ocurrido en países como Italia, España, Francia, Alemania y Gran Bretaña. En esas regiones a partir del momento en que la aparición de casos nuevos se volvió exponencial, la catástrofe fue incontrolable en el corto plazo. Por ejemplo, en Italia en los últimos días ya se presentan más de 400 muertes diarias, con una tendencia al aumento. Prácticamente se salió de las manos.

Asesorados por el científico Villota, hemos logrado determinar con un alto nivel de precisión, como estuvo el comportamiento de la aparición progresiva de nuevos casos. El estudio realizado para estos 15 días arroja una interesante valoración estadística cuyo análisis matemático se adjunta, al lado de otra gráfica estadística que muestra  la evolución de la curva de casos nuevos por día. Y una tercera con el número de casos identificados como positivos por cada día.

Según el médico-ingeniero, cuando la progresión es lineal el coeficiente de correlación debe idealmente aproximarse a 1. En este caso los cálculos matemáticos indican que en los 15 días de estudio da un coeficiente de correlación de 0,915, confirmando que la aparición de nuevos casos aún NO ES EXPONENCIAL, es definitivamente todavía un CRECIMIENTO LINEAL, con una R cuadrada del 83,73 por ciento, que demuestra la validez del modelo lineal.

El estudio también encuentra la ecuación de regresión, con los Pvalores todos cercanos a cero, indicando lo significativo de los parámetros obtenidos por el método de mínimos cuadrados ordinarios. Además, es importante subrayar que no se tiene en cuenta los casos totales, debido a que ese número, puede ya ser erróneo al no contemplar con precisión los posibles recuperados y que salen de la estadística. Es sobre la evolución o aparición de nuevos casos de infectados por el virus SARS-Cov-2 o Covid-19.

Este resultado es una herramienta definitiva para tomar una decisión útil de confinamiento oportuno. Este análisis estadístico lo que hace es confirmar que la decisión presidencial es la mejor, la correcta, la más oportuna y que con seguridad entregará los resultados esperados, si el pueblo colombiano la acoge como es debido. No es una decisión aventurada.

Obviamente debe acompañarse de todo un plan de contingencia, para atender primero toda la emergencia sanitaria, y segundo las mínimas necesidades básicas de todos los colombianos, especialmente de los más vulnerables. Ello representa una inversión de unos ‘cuantos’ billones de pesos (seguramente entre 10 y 15 billones), que deben tomarse como contingencia urgente (hasta de las reservas internacionales), ante el panorama de una peor catástrofe que podría quintuplicar estos valores, pero peor aún, con un costo en vidas humanas incalculable. Y más aún, la tragedia y sufrimiento infinito, que podrían padecer millones de colombianos, lo cual prioritariamente debe prevenirse.

En este punto, la estadística apoya, que hay que tomar ya una decisión contundente, para evitar que en uno o dos días el crecimiento o aparición de nuevos casos se vuelva exponencial. Esto sería inmanejable. El punto de quiebre aún no ha llegado, pero muy pronto podría aparecer, es inminente, con una verdadera catástrofe de dimensiones desconocidas. Podríamos aun estar a tiempo, si entre todos los colombianos tomamos la decisión más sabia: quedarnos en casa.

*Fuente de apoyo: Científico Álvaro Villota Viveros y programa Stat – Graphic..