Se dispara coronavirus en Colombia, hoy se reportaron 3.843 casos nuevos
26 junio, 2020
Colombia se aproxima a los 90 mil contagiados con coronavirus
27 junio, 2020
Mostrar todo

Pandemia acelera llegada de afiliados al régimen subsidiado

Cuando se promulgó la Ley 100 del 93, y se adoptaron los dos tipos de regímenes que hoy soportan el Sistema General de Seguridad Social en Salud en Colombia, se presupuestó que el contributivo atendería a tres cuartas partes de la población, fundamentados en la ilusoria idea que el crecimiento del empleo y la formalización laboral así lo permitirían; y que solo un cuarto podría estar en el subsidiado, que es sostenido de diversas maneras.

Sin embargo el tiempo pasó y 27 años después bien podría decirse que los cálculos que se hicieron en aquella época y que justificaron la creación de la Ley, la gran mayoría han quedado revaluados.

Pese a que se logró la tan deseada cobertura universal en salud, en el caso concreto de las proyecciones de afiliados en un régimen y otro, nada resultó como se esperaba y ha ido empeorando a medida que avanza la pandemia del coronavirus y que se pierden puestos de trabajo.

Información consignada en la página del Ministerio de Salud da cuenta de que la cobertura del aseguramiento creció, pero más en el régimen subsidiado que en el contributivo y solo llegaron a equipararse durante los años 2016, 2017 y 2018, cuando los índices de desempleo bajaron en el país.

Para el año 2019 la tendencia se mantuvo al registrar el régimen contributivo 22’909.679 afiliados y el subsidiado 22’808.930.

Sin embargo para el año 2020 empujado por un lado por el creciente desempleo y luego de marzo la pérdida de más puestos de trabajo por la llegada de la pandemia, el régimen subsidiado rebasó en afiliados al contributivo.

 A mayo de este año el Sistema General de Seguridad en Salud reporta 24’145.819 afiliados al subsidiado y el contributivo 22’069.929.

El incremento en el subsidiado puede estar justificado por la medida adoptada por el Gobierno cuando a principios de año decidió ingresar a este régimen a los migrantes venezolanos ya establecidos en Colombia.

No obstante no explica la salida de al menos 900 mil personas del régimen contributivo entre diciembre y mayo del 2020. De estos datos también se colige que al menos 1 millón 700 mil personas han abandonado su afiliación al régimen contributivo y que al menos la mitad hoy están desprotegidas, es decir no tienen seguridad social porque no han hecho su traslado al subsidiado.

Para algunos entendidos las EPS del régimen subsidiado no hacen el deber de mantener canales de información permanentes para afiliar a quienes han quedado cesantes, por lo que hicieron un llamado de atención para que se canalicen a estas personas.

Pero además advierten que como las EPS del régimen contributivo reciben un porcentaje adicional para el PyP del 4%, el cual no se les reconoce por afiliados del subsidiado, algunas evaden la obligación de hacer efectiva la portabilidad del afiliado y trasladarlo al régimen subsidiado conforme lo establece la norma y por el contrario simplemente proceden a desactivarlo del sistema.

También lo que se está evidenciando es la poca recepción que tuvo la propuesta del Gobierno nacional de permitir que quienes pudieran, cotizaran su aseguramiento sobre un salario mínimo, porque sencillamente apenas si están percibiendo ingresos para vivir.

Y también quedaron prácticamente sin asidero, las proyecciones del Gobierno nacional de trasladar del régimen subsidiado al contributivo a un millón de colombianos, conforme había quedado establecido en el Plan Nacional de Desarrollo de Iván Duque que estipula que “Los afiliados al régimen subsidiado de salud que, de acuerdo al Sisbén, sean clasificados como no pobres o no vulnerables deberán contribuir solidariamente al sistema, de acuerdo a su capacidad de pago parcial, definida según el mismo Sisbén”.

Y determina que el Ministerio de Salud fijará unas tarifas progresivas entre el 1% y el 15%, de acuerdo con la capacidad de pago parcial, las cuales se aplicarán a grupos de capacidad similar.

Muy difícil será alcanzar esta meta teniendo en cuenta el futuro incierto y las desalentadoras perspectivas que se ciernen sobre la economía mundial y de las cuales no escapa Colombia.

Lo cierto es que de seguir esta tendencia, y la curva de pérdida de empleo sigue en alza entrará en zona de alto riesgo financiero la sostenibilidad financiera no solo de las EPS que se desempeñan en el régimen contributivo, sino del mismo sistema de salud.

Gala Marcela Peña A.
Gala Marcela Peña A.
Periodista con 25 años de experiencia vinculada a periódicos como El Tiempo, El Heraldo, La Opinión. Actual redactora y editora de corresponsales en www.opinionysalud.com