Exoneran a la IPS Funtierra de cualquier responsabilidad fiscal en el caso de terapias ABA
19 mayo, 2021
Del total de vacunas que han llegado a Colombia, aún no se han aplicado casi 6 millones
26 mayo, 2021
Mostrar todo

Durante la pandemia, extreme la limpieza de sus lentes de contacto

Con los nuevos contagios que han superado los 16 mil casos nuevos diarios, la pandemia sigue sin dar tregua. De ahí que nuevamente toca replantear hábitos, y no solo del lavado de las manos constantemente o higienizar las superficies, también hay que hablar de los ojos. A pesar del uso constante de mascarillas, los ojos también son una forma de contagio del virus, ya que si una pequeña gota infectada llega a ellos, podemos considerarnos contagiados. Y ahí surge la duda: ¿Son mejores los anteojos normales o los lentes de contacto?  

Cuando se trata del uso de lentes de contacto, la Asociación Americana de Optometría (AOA) sostiene que los lentes de contacto son un dispositivo de salud visual seguro y eficaz, que permite la corrección de la visión para millones de personas alrededor del mundo, y en la situación actual, también ayudan a la visibilidad, puesto que, al contrario de los anteojos, no se empañan con el uso de las mascarillas. 

Nicole Parra, optómetra de Lentesplus.com, explica que cuando se realizan actividades excesivas o por un tiempo muy prolongado en visión próxima se puede generar un exceso de acomodación, similar a una contractura muscular que ocurre en nuestro ojo por exceso de trabajo, produciendo síntomas como visión borrosa ocasional o constante al realizar cambios rápidos de lejos o de cerca, ojos rojos, fatiga ocular y dolores de cabeza. Todo esto, también podría influir en el desarrollo de problemas visuales como falsas miopías por malos hábitos visuales y por este sobre esfuerzo que realizan los ojos. 

Y cuando se presenta una enfermedad visual, las soluciones suelen ser dos: anteojos o lentes de contacto. Hasta la fecha y en medio de la pandemia, no hay evidencias de que las personas sanas deban evitar el uso de lentes de contacto o que se encuentren en mayor riesgo de contagio por Covid-19, en comparación con quienes usan anteojos.  

Para cuidarse efectivamente durante esta crisis sanitaria, es necesario tener en cuenta algunos puntos importantes para el uso de lentes de contacto, hábitos que deberán hacerse costumbre, al igual que el lavado constante de manos y el no tocarnos la cara en exceso. 

1. Los lentes de contacto en sí, no son transmisores del Covid-19 

Es de gran importancia que los usuarios de lentes de contacto practiquen siempre una buena higiene al manipular los lentes. Tocar la cara puede propagar gérmenes, por lo que una rutina de limpieza meticulosa se convierte en un requisito vital para evitar el contagio. 

Cuando se utilizan los lentes de contacto o anteojos, se deben lavar las manos cuidadosamente y a fondo con agua y jabón, durante al menos 20 segundos, seguido de secarlas con toallas de papel, no utilizadas. Esto debe ocurrir antes de cada inserción, y retiro de los lentes de contacto. Si el agua y el jabón no están disponibles fácilmente, se puede usar un desinfectante de manos, que contenga al menos 60 por ciento de alcohol.  

2. Desinfectar los lentes de contacto 

Deben deshacerse de sus lentes desechables de uso diario cada noche, o desinfectar regularmente los lentes de contacto mensuales y de dos semanas, de acuerdo con las instrucciones del fabricante y del profesional en la salud visual. 

3. Suspender el uso de lentes de contacto si se está enfermo 

De acuerdo con las recomendaciones, aquellos que se sienten enfermos o con síntomas similares a la gripe, deben dejar de usar lentes de contacto. Las personas sanas pueden seguir usando y cuidando sus lentes de contacto, según lo prescrito por su profesional en la salud visual. 

Para los anteojos, la limpieza también debe ser regular, se sugiere remojarlos en agua tibia, y aplicar una pequeña dosis de jabón neutro en cada lente y en el armazón. No hay que limpiar los anteojos con alcohol, acetona o productos disolventes, ya que dañan la montura, y deterioran la superficie de los lentes.  

Durante un minuto, se deben frotar suavemente ambos lados de los lentes, y todas las partes del armazón. Finalmente, hay que enjuagar los anteojos con agua para eliminar los residuos. Para secar los anteojos, se aconseja usar un paño limpio de algodón sin pelusas o pañuelos de papel, parte por parte (armazón, lentes, bisagras). Al terminar, hay que lavarse nuevamente las manos.