Hablando de salud mental ¿Cómo están mis abuelitos?

No es obligación conformar alianzas de usuarios en cada sede del prestador de servicios de salud
11 octubre, 2018
Usuarios de Medimás preocupados por la garantía de los servicios
11 octubre, 2018
Mostrar todo

Hablando de salud mental ¿Cómo están mis abuelitos?

“La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.” Organización mundial de la salud.

La vejez suele ser una etapa de dificultades emocionales ya que los cambios no solamente se producen en la faceta social, laboral o familiar, sino que también van apareciendo algunas enfermedades como la pérdida de vista, pérdida de audición, y facultades mentales que se evidencian con cuadros de ansiedad y depresión.

En esta etapa de la vida, ya no es posible realizar las mismas actividades que antes se hacían, la pérdida de la independencia como problemas para movilizarse o cuidarse sin ayuda, sumado este factor a la soledad causada por la muerte de seres queridos, no olvidemos que la muerte es un acontecimiento que está presente como algo inevitable y natural que está próximo a suceder en el anciano; la falta de actividad, el aislamiento, los niveles económicos reducidos, son algunos factores que pueden causar depresión en la tercera edad.

Al hablar de depresión en la tercera edad, debemos tener en cuenta que no hay que confundir la sintomatología propia con los estados de tristeza y melancolía, que en su mayoría son leves y pasajeros, diferente a la depresión que es un trastorno que tiene una duración prolongada y una sintomatología que indica que hay una enfermedad de fondo que debe ser tratada.

Para ayudar a una persona mayor con depresión, debemos tener presente que cada persona es distinta y es frecuente que los pacientes se nieguen a seguir algún tipo de tratamiento psicológico, en los pacientes ancianos, muchos tienen la dificultad de que no reconocen que están deprimidos y pueden pasar desapercibidos ya que muchos de los síntomas los relacionamos con los cambios que se efectúan en el envejecimiento.

Debemos tener presente que existen factores que protegen al adulto mayor de desarrollar depresión, como lo es acudir a psicoterapias, vivir acompañado ya que la socialización favorece un mejor estado de ánimo, realizar una actividad física regular porque contribuye a una mejora del autoestima, sentirse productivo.

 Los abuelos y seres queridos de la tercera edad, son un pilar fundamental en la educación de los nietos y de la familia, nos transmiten sabiduría, experiencia, tranquilidad, cariño, estabilidad, sin embargo el beneficio es mutuo, ya que los abuelos también se enriquecen emocionalmente con el contacto de sus nietos.

En definitiva, lo importante es mantener la mente trabajando con actividades que sean de ayuda y aprendizaje a fin de conservar sus habilidades cognitivas y físicas, encontrar un sentido a sus vidas, ellos tienen derecho a disfrutar de nuestro amor y compañía, debemos darles tiempo de calidad, por su bienestar y salud mental, pensemos en nuestros abuelos.

Alba Marina Rueda Olivella