Medellín, primera ciudad grande que presenta resultados efectivos del MIAS
10 abril, 2019
Invima presentó el listado de plantas medicinales aceptadas con fines terapéuticos
10 abril, 2019
Mostrar todo

Estudios revelan que el denosumab (Amgen) puede provocar cáncer y síndrome de abstinencia

El medicamento denosumab de laboratorio Amgen contra la osteoporosis, ya bautizado como la ‘droga de los huesos’, “produce dependencia y síndrome de abstinencia, además de cáncer”. 

Así se desprende de un informe publicado por la Fundación del Instituto Catalán de Farmacología que alerta de los graves riesgos de este anticuerpo denosumab, que contiene dos fármacos de este laboratorio para la osteoporosis (Prolia y Xgeva).

Según indica el estudio, denosumab puede provocar dependencia y fracturas cuando deja de tomarse. Además, entre los efectos adversos graves se encuentran la hipocalcemia (e hipercalcemia de rebote al retirarlo), osteonecrosis maxilar y fracturas atípicas.

Hasta ahora se han notificado miles de casos de infección atribuida a denosumab, incluido un buen número de episodios de osteomielitis, celulitis, endocarditis, artritis séptica y dos casos de leucoencefalopatía multifocal progresiva

Asimismo, en el análisis agrupado de cuatro ensayos clínicos en pacientes con neoplasia y afectación ósea se observó una incidencia más alta de nuevo cáncer primario en los tratados con Xgeva (denosumab 120 mg una vez al mes) que en los tratados con ácido zoledrónico (4 mg una vez al mes). La incidencia acumulada al año fue de 1,1% con denosumab y de 0,6% con ácido zoledrónico. No se observó ninguna asociación con algún tipo específico de neoplasia.

Estos efectos ya eran conocidos en el momento de la comercialización y constan en la ficha técnica. Cuando el denosumab fue comercializado, ya se conocía por los ensayos clínicos que puede aumentar el riesgo de infección.

Hasta ahora se han notificado miles de casos de infección atribuida a denosumab, incluido un buen número de episodios de osteomielitis, celulitis, endocarditis, artritis séptica y dos casos de leucoencefalopatía multifocal progresiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *