Responsabilidad fiscal contra dos ex superintendentes por desviación de $91.133 millones durante intervención de Saludcoop
23 mayo, 2019
La OMS certifica a Argentina como libre de malaria 
24 mayo, 2019
Mostrar todo

Que la tendencia de ser vegano no se le convierta en un chicharrón

Por moda, por convicción o por “salud” algunas personas que originalmente son carnívoras están optando por ser veganas; es decir no admiten productos de procedencia animal en su dieta, e incluso en sus pertenencias (por ejemplo, accesorios en cuero), pero muchas veces sin el acompañamiento de los expertos.

Aunque en principio puede ser una sana decisión, no se debe descartar la orientación de un nutricionista, puesto que se presentan unos déficits que conducen a trastornos colaterales, entre estos la anemia por falta de vitamina B12.

Clara Lucía Valderrama, nutricionista dietista aconseja primero que todo, saber que hay unas diferencias entre ser vegetariano y ser vegano, pues la gente cree que son lo mismo. El vegetariano tiene su dieta basada en plantas, pero puede consumir algunos alimentos de origen animal como huevos, lácteos y a veces, pescados; sin embargo, es pertinente que se asesore de un nutricionista porque de pronto puede no estar consumiendo “suficiente cantidad de proteína, que es donde realmente radica el problema de estas tendencias”.

El vegano en cambio, no consume nada de origen animal, ni siquiera miel de abeja. “Él ya se va a un extremo, es bastante radical. Inclusive en esta tendencia no sólo la alimentación, sino todo lo que se aplican en la piel, su ropa no puede tener nada de origen animal. Las dos (opciones) hay que verlas como forma de vida”, añadió la también integrante del Consejo consultor de dietistas de Herbalife.

En este par de alternativas es necesario tener cuidado ya que toca tener suficientes calorías y nutrientes para desarrollar todas las funciones del cuerpo.

Quien decide ser vegano comienza a serlo de un día para otro y “empieza a comer sólo lechuga y no se da cuenta que hay otros nutrientes. En este caso tenemos déficits muy marcados de proteína, que la proteína es la que forma todos los tejidos del cuerpo y empezamos a tener deficiencia de vitaminas y minerales, sobre todo las vitaminas del complejo B están presentes en los alimentos de origen animal”, indicó la especialista.

En consecuencia, la persona empieza a sentir cansancio, a tener problemas en la piel (deshidratación y envejecimiento) y otros trastornos que se le vuelven incontrolables.

Al bajar la ingesta de proteína animal, merma el consumo de grasa y esto conlleva a que toque hacer una suplementación de grasas buenas. Toca analizar si la persona está recibiendo durante el día lo que necesita para estar saludable. “Como es tendencia y es por convicción, la dejamos de consumir y por más que nuestro círculo social quiera llevarnos y decirnos que hay que llevarlo de la mejor manera, nos empezamos a aislar, no hacemos caso, no oímos, no entendemos razones y eso nos lleva a otros inconvenientes”, aseveró Clara Lucía Valderrama.

En el caso de una persona con sobrepeso que decide ser vegana para adelgazar más rápidamente (cree que la causa de la obesidad es la proteína animal cuando en realidad son los azúcares y las grasas en exceso) debe tener también la guía del nutricionista con el fin de evitar otros trastornos en la salud.

La experta reiteró que la decisión de ser vegano debe ser estudiada, ya que hay casos en los que las personas presentan anemia muy marcada.

Aclaró ella que las leguminosas como las lentejas, los garbanzos y demás, tienen proteína, pero no es completa para abastecer al organismo. La única proteína de origen vegetal que tiene todos los aminoácidos es la de la soya. Por eso la recomendación es consumir leguminosas, pero acompañarlas obligatoriamente de algún cereal. Por ejemplo, el fríjol con el arroz.

La nutricionista dietista aconsejó que la dieta vegana vaya de la mano de un suplemento alimenticio y este varía según la edad, el género, la actividad física, entre otros aspectos.

Finalmente, ella recalcó que los niños no se pueden volver veganos por no ser conveniente para su proceso de desarrollo y crecimiento. Tampoco que las mujeres lactantes cambien la leche materna para su bebé por otro tipo de bebida porque nada la sustituye.

Luisa Fernanda Rodríguez Jaramillo
Luisa Fernanda Rodríguez Jaramillo
Comunicadora social y periodista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano (Bogotá) y especializada en orientación profesional y ocupacional de la Universidad Francisco de Paula Santander (Cúcuta).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *