Aumento exponencial de pacientes venezolanos afecta finanzas del Hospital Erasmo Meoz
7 agosto, 2019
Usuarios rechazan liquidación del hospital Cari de Barranquilla
7 agosto, 2019
Mostrar todo

Lactancia materna: una conexión para toda la vida

La alimentación y cuidados de un bebé durante sus primeros años de vida son fundamentales para su crecimiento y sano desarrollo. La nutrición de los más pequeños es algo que no se puede dejar al azar y por eso la lactancia materna es clave en ese proceso de desarrollo debido a sus múltiples beneficios.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la lactancia materna es “la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud”.

Por esta razón, desde el 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, un acto diario que va más allá de horarios establecidos, con el fin de promover el consumo de leche natural por lo menos en los primeros seis meses de vida otorgándole varios beneficios que serán necesarios para un sano crecimiento.

¿Cuáles son esos beneficios?

El Ministerio de Salud señala que “la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses protege a los niños y niñas de padecer de obesidad en la edad adulta. Los niños alimentados con leche materna poseen mayor coeficiente intelectual hasta la fase post universitaria, hasta 12,9 puntos más que los niños alimentados con leche artificial, además ejerce un efecto protector para que en la edad adulta los niños que fueron amamantados reduzcan el riesgo de padecer de diabetes mellitus”.

Además de ser un escudo protector en contra de enfermedades relacionadas con la obesidad, la lactancia natural, como también se le conoce, disminuye el riesgo de padecer linfomas, así como leucemia linfoblástica aguda y leucemia mieloide aguda.

Las ventajas de la lactancia son infinitas, tanto para el bebé como su madre, y por eso aquí señalamos siete más en honor a cada día de la Semana Mundial de la Lactancia Materna:

  1. La lactancia genera una vínculo único y emocional entre madre e hijo.
  2. La leche materna favorece el crecimiento y desarrollo físico e intelectual de los niños.
  3. El calostro ayuda a que la digestión del bebé sea la adecuada y contiene defensas que lo protegerán de enfermedades o infecciones.
  4. La leche materna previene enfermedades como la diabetes, pero también problemas respiratorios y digestivos.
  5. La lactancia materna combate la desnutrición y deshidratación de los pequeños.
  6. La lactancia materna reduce las hemorragias posparto y el riesgo de padecer anemia.
  7. La lactancia materna ayuda a que el riesgo de padecer cáncer de mama o de seno disminuya.

Mitos y creencias sobre la lactancia materna

Alrededor de la lactancia materna existen tantos mitos que alimentan las falsas creencias sobre amamantar a un bebé durante los primeros seis meses de su vida.

Estas creencias han contribuido en parte a que las madres colombianas dejen de darle leche natural a sus bebés, pues según las cifras de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (2015) del ICBF “aproximadamente 1 de cada 3 niños menores de 6 meses (36,1%) fue alimentado solo con leche materna, por lo cual se requiere reforzar esta práctica para llegar a la meta internacional del 50% fijada por la OMS”.

Con esa idea en mente queremos desenmascarar esos mitos y acá les señalamos algunos de los más comunes:

  • Los senos se caen por amamantar: esta idea es falsa y en realidad los senos se caen por cambios bruscos de peso o por la simple gravedad.
  • Los senos grandes producen más leche: completamente falso. Cada mujer puede producir la cantidad necesaria de leche para alimentar a su bebé. Hay que establecer horarios para la alimentación.
  • Una buena lactancia depende de la forma de los senos: no es cierto. Una buena lactancia depende de la información y el apoyo que reciba la madre lactante.
  • Consumir cerveza ayuda a la madre a producir más leche: esta idea no es cierta y de hecho los expertos recomiendan no consumir bebidas alcohólicas porque pueden afectar al bebé.
  • Después de un año la leche materna no es la misma y no alimenta: no es cierto, la leche materna se adapta de acuerdo a las necesidades del bebé.
  • Los quehaceres del hogar afectan la leche materna: Las madres pueden amamantar a sus bebés en cualquier momento. El estrés o cansancio pueden retardar la bajada de la leche, pero con buen descanso pueden regresar a su rutina de lactancia habitual.
  • La madre debe tomar leche para producir leche: no es cierto y no es necesario que la madre tome leche para producirla. Lo que sí se recomienda es llevar una dieta balanceada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *