Autoridades de salud en alerta por la muerte de persona con H1N1 en Santa Rosa de Osos
13 agosto, 2019
La suerte del Cari se define el viernes
13 agosto, 2019
Mostrar todo

Hay menos casos de cáncer en América Latina que en Europa, pero la mortalidad es casi el doble

La incidencia de cáncer en toda América Latina es de 163 casos por cada 100.000 habitantes, por debajo de los 300 casos por 100.000 en EE.UU., y los 264 que registran los países europeos. En cambio, la proporción de muertes por este diagnóstico es inversa: 13 víctimas por cada 22 casos de cáncer en América Latina, frente a 13 muertes por cada 30 casos en Europa y por cada 37 casos aproximadamente en EE.UU.

En promedio, en esta región del mundo el cáncer también se está detectando en etapas muy avanzadas, en comparación con las naciones del primer mundo, lo cual reduce las tasas de supervivencia.

Esta tendencia ha generado un incremento cercano al 20% en los costos médicos del tratamiento de cáncer durante el 2018, y sigue contribuyendo al aumento de las primas que actualmente experimenta la industria privada de la atención médica.

Estas son algunas de las conclusiones del reporte ‘Reducir los factores de riesgo de cáncer es posible’, elaborado por la compañía aseguradora Pan-American Life Insurance Group –PALIG–, como antesala a su aniversario número 80 en Colombia.

El informe publicado por la aseguradora presenta una completa radiografía sobre esta enfermedad en Latinoamérica, teniendo en cuenta que el cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo y se prevé que aumente el número de casos nuevos en cerca de un 70% durante las próximas 2 décadas.

El informe revela que las tasas de incidencia y el costo del tratamiento del cáncer han aumentado a un ritmo alarmante en Latinoamérica y el Caribe en los últimos tres años, con crecimientos cercanos al 40% y 15% respectivamente.

Asimismo, el informe de PALIG evaluó el impacto financiero del cáncer: el costo económico total anual del cáncer en 2010 en el mundo se estimó en aproximadamente 1.16 trillones de dólares. Otras estimaciones, que agregan los costos a largo plazo para los pacientes y sus familias, elevan ese costo global anual al doble.

El aumento alarmante tanto en la frecuencia de casos nuevos de cáncer, como el incremento de valor de los tratamientos con nuevas tecnologías en Latinoamérica está impactando de forma significativa el costo del seguro médico y la demanda de recursos de los estados que financian el sector público de salud.

En este marco, PALIG señala que Colombia se ha convertido en uno de los destinos elegidos por sus pacientes de países vecinos como Honduras, El Salvador y el Caribe, para tratamientos oncológicos tales como trasplantes, radiología y quimioterapia puesto que el país cuenta con centros de salud y profesionales de primer nivel, que se destacan por el uso de tecnología, atención personalizada de calidad y cercanía con países centroamericanos y del Caribe.

Los factores de riesgo en América Latina

Según las cifras analizadas en el informe de PALIG, aproximadamente el 50% de las muertes por cáncer son prevenibles, y cada año se cuentan con pruebas de detección más eficaces, lo que permite que la gente pueda tener un diagnóstico más temprano. Entre los principales factores de riesgo se evidenciaron los siguientes:

 Los agentes infecciosos, como el virus del papiloma humano (VPH), el virus de la hepatitis B (VHB) y la H. pylori, un tipo de bacteria que se aloja en el tracto digestivo y que con los años puede desarrollar cáncer de estómago.
 Los contaminantes que se encuentran en el medio ambiente, así como la exposición excesiva a los rayos ultravioletas (UV), tanto de la luz solar como de cámaras bronceadoras.
 La obesidad es un problema creciente en América Latina: y es el principal factor de riesgo general de enfermedades cardíacas y de diabetes. Se estima que alrededor de 139 millones de personas en la región (23%) tienen sobrepeso o son obesas. Existe evidencia que vincula el cáncer colorrectal, de riñón, de vesícula biliar, de mama y endometriales con la obesidad, los hábitos de alimentación poco saludables y la falta de actividad física.
 En Latinoamérica el consumo de tabaco contribuye al 26% de todas las muertes por cáncer y al 84% de las muertes por cáncer de pulmón. El consumo de cigarrillo también se ha relacionado con un mayor riesgo de tumores malignos en la boca, laringe, faringe, esófago, hígado, páncreas, estómago, riñón, vejiga, cuello uterino, intestino y, posiblemente, con el de mama.

Las recomendaciones preventivas 

 Mantener una dieta balanceada rica en fibras, frutas verduras y carnes blancas, por otra parte se debe disminuir la ingesta de grasas, carnes rojas, comidas procesadas, embutidos, alcohol y cigarrillo. Tampoco se recomienda tomar suplementos dietéticos.
 Las personas que toman bebidas con alcohol deben limitar su consumo a máximo dos copas por día para los hombres y una copa por día para las mujeres.
 Elegir envases plásticos libres de BPA pues este llega al cuerpo por ingestión, inhalación y contacto con la piel. Algunos científicos creen que el químico podría afectar el metabolismo y desempeñar un papel en la diabetes y la obesidad. Según la organización Breast Cancer Fund, el BPA es un estrógeno sintético que puede alterar el sistema hormonal, particularmente en bebés, y su exposición aumentaría el riesgo de cáncer de mama y de próstata, infertilidad, pubertad precoz y trastornos metabólicos.
 Un asado es sinónimo de reunión familiar o de amigos en América Latina. De hecho, estas carnes tienen un buen contenido proteico nutricional, pero los científicos han descubierto que preparar las carnes al fuego directo cambia su estructura química y molecular, especialmente si se trata de alimentos procesados como las salchichas y hamburguesas, que liberan un carcinógeno llamado aminas aromáticas heterocíclicas. La recomendación es asar las carnes en una sartén o superficie que no tengan contacto directo con la fuente de calor, y también evitar el consumo de alimentos ahumados.
Evitar la exposición directa al sol cuando los rayos son más fuertes y permanecer a la sombra tanto como sea posible, evitar las camas y lámparas solares, y usar siempre protector solar según las indicaciones del dermatólogo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *