Hasta hoy se pueden hacer comentarios a proyecto de resolución de la ADRES que ofrece alternativas para reconocimiento en servicios de salud no financiadas con UPC
12 noviembre, 2019
Proyecto de Ley busca cualificar al talento humano en salud
13 noviembre, 2019
Mostrar todo

Agremiaciones médicas entregan balance en rojo de salud pública en Bogotá

Punto por punto, médicos de la red pública de Bogotá desvirtuaron lo dicho recientemente por el secretario de Salud de Bogotá, Luis Gonzalo Morales, sobre las supuestas “excelentes” cifras del sector al hacer un balance de los cuatro años por cumplirse del mandato de Enrique Peñalosa.

En un extenso comunicado que llamaron “La verdad sobre la realidad pública hospitalaria al terminar la administración Peñalosa”, organizaciones médicas sindicales, encabezadas por el Colegio Médico de Cundinamarca y Bogotá y Asmedas, criticaron la gestión del Secretario y uno por uno fueron descalificando su gestión al hacer las siguientes precisiones:

1.- EPS Capital Salud: Afirma el Secretario de Salud que al llegar esta administración encontró la EPS Capital Salud “con un déficit cercano a 600 mil millones de pesos y puesto 25 según calificación de usuarios, en el ranking del Ministerio de Salud y hoy vamos a entregarla con cero deudas vencidas a IPS privadas y públicas y en el puesto de las 10 mejores EPS del país».

Al respecto, nos remitimos a las cifras de la Superintendencia Nacional de Salud que reporta deudas a diciembre de 2018 por 368.665 millones de pesos con el agravante de que la entidad se encuentra incumpliendo con los indicadores financieros (Capital mínimo y patrimonio adecuado) los cuales fueron definidos por la Superintendencia Nacional de Salud para permanecer como operador del aseguramiento en el régimen subsidiado. Con respecto al ranking de EPS Capital Salud nos remitimos a la Personería de Bogotá 2019 quien mostró que esta EPS es la que más quejas tiene por mala atención en Bogotá. Los motivos más frecuentes de las quejas, según la Personería de Bogotá fueron: demora en citas con especialistas, demora y falta de exámenes especializados (como radiografías) y falta de medicamentos.

2.- En cuanto a lo que llamó la reorganización de las Subredes, el funcionario afirmó que logró la organización administrativa, que se redujeron plantas de personal con ahorros por 170.000 millones de pesos, dineros que se han invertido en mejorar atención y en contratar más personal asistencial y se especializaron instituciones, ahora tenemos 4 unidades pediátricas especializadas con 240 camas en Meissen para atención pediátrica en Tintal, San Bias, La victoria y Suba con todas las especialidades y servicios’.

Al respecto, debemos afirmar que estos centros no cuentan con Unidad de Cuidado intensivo, ninguno cuenta con Cirujano pediatra ni otras especialidades pediátricas, por lo que un niño que llega a alguno de estos centros ‘especializados» no puede ser operado de una simple apendicitis en el mismo hospital y debe esperar traslado en ambulancia por 6 a 8 horas, además del tiempo adicional que requiere para ser operado en el centro de salud receptor. Además de lo anterior, los niños y niñas a los cuales se les hace diagnóstico de posible leucemia o cualquier otro tipo de cáncer, no cuentan con ningún servicio dentro de la red, lo que lleva a que deban ser enviados como traslado primario a otra IPS, pues no existe dentro de la red el servicio de oncología pediátrica, ni convenio que permita hacer la remisión de forma oportuna.

3.- Sobre la descongestión de servicios de urgencias, según la Personería de Bogotá, en visitas realizadas en mayo de 2019, encontró que en el 77% de los servicios de urgencias de nivel 2 y 3 se evidenciaba hacinamiento, faltan insumos, medicamentos y déficit de personal. La entidad además afirmó que fueron dispuestas’ sillas rimax que no cumplen requisitos de habilitación con lo cual quisieron mostrar una disminución en los porcentajes de ocupación.

4.- Sobre el tema de la infraestructura, el secretario de salud afirmó que entrega 40 CAPS funcionado con «todos los servicios, laboratorio y entrega de medicamentos», CAPS que según él fueron remodelados. Al respecto debemos afirmar que los médicos que trabajan allí dicen «absolutamente falso, deberían ver estas fotos» y aportan fotos de CAPS inundados, con goteras a chorros y algunos con huecos en el techo por donde se filtra el agua que cae a los escritorios de los consultorios.

Recordamos que la meta planteada por la actual administración fue construir 40 CAPS nuevos, así como la construcción de 6 hospitales con 2.200 camas hospitalarias. Al terminar su mandato tenemos: 1 CAP nuevo en Hospital Santa Clara, 226 camas de hospitalización cerradas y una disminución de citas por consulta externa de casi 20%, lo cual podría explicar el aumento de pacientes que llegan a urgencias y deben ser hospitalizados, proporción que aumentó de 15% al 29%, lo que significa una población más enferma. El secretario de salud afirmó que durante su administración se invirtió la cifra «más grande en la historia en infraestructura en salud de 2.5 billones» refiriéndose a la construcción de 3 hospitales nuevos (Usme, Bosa y San Juan de Dios) que a la fecha según refiere están adjudicados, sin que haya ninguno iniciado la construcción. Igual situación ocurrió con la construcción anunciada de la nueva torre de urgencias del Hospital de Kennedy de los cuales no se cuenta a la fecha ni siquiera con los diseños.

5.- Al respecto de la entrega de medicamentos, que según afirmó hoy se dan a los pacientes de manera oportuna y georreferenciada vale la pena recordar que la Personería de Bogotá documentó en diciembre de 2018 «desabastecimiento de medicamentos e insumos en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) de El Tunal, y que informó sobre esta misma falencia en el caso de una paciente obstétrica que no contó con sulfato de magnesio para su manejo y que posteriormente falleció». El tema de los insumos es crítico y lo fue durante los 4 años, lo decimos nosotros y lo dijeron los entes de control. El sistema de alerta hoy para tener insumos y medicamentos es cuando estos se acaban, esto frente a la central de compras anunciada por esta administración y denominada EAGAT, que según se nos informó haría las compras centralizadas de manera más eficiente y menos costosa y que hasta la fecha solo tiene gerente, pero no compra ni una aguja, reiterado lo anterior por la Personaría de Bogotá.

6.- En cuanto a la afirmación realizada sobre la disminución y ahorro de personal administrativo para «fortalecer» el personal asistencial, debemos afirmar: En la subred sur hay un solo urólogo que viene de otra ciudad una vez al mes por dos o tres días para una población de más de un millón de habitantes. En la subred norte, en la Unidad de Cuidado Intensivo de Engativá no tienen especialista en este momento, por lo que los especialistas del Hospital Simón Bolívar deben cubrirte, llevando a que se cuente con un solo médico especialista para cubrir dos Unidades de Cuidado Intensivo de forma simultánea, lo cual pone en riesgo los pacientes e incumple los requisitos de habilitación. Tenemos cifras que indican que han sido retirados más de 6.000 funcionarios en esta administración.

7.- Sobre la Historia Clínica digital el secretario de salud dijo que hoy es posible acceder a esta en cualquier IPS o en cualquier de las subredes dentro de la red pública hospitalaria, y afirmó que el paciente no tiene que ir a trámite de autorización, recibiendo en su celular un mensaje de texto indicando el sitio más cercano a su vivienda para reclamar los medicamentos. Al respecto debemos informar que como el actual sistema de información «Dinámica, es posible interconectar la Historia clínica de una a otra IPS dentro de una misma subred, más no entre subredes como se afirmó. Tampoco es posible acceder a la Historia clínica desde el celular ni otro dispositivo; debemos informar que en algunas IPS aún se llevan Historias clínicas Manuales como ocurre en la IPS Fray Bartolomé de la subred norte.

8.- Frente a casos de desnutrición el secretario de salud afirmó que un gran logro fue el resultado de cero muertes por desnutrición -DNT- durante todo el periodo de la actual administración. Sin embargo, es preocupante el aumento en el número de casos de DNT crónica de 22.740 casos en 2016, a 29.965 casos en 2018 (aumento de 31%) (Informe Bogotá Cómo Vamos y Fundación éxito, octubre de 2019). En cuanto a cero muertes por desnutrición, el Boletin Epidemiológico en salud -BES- del Instituto Nacional de Salud, a semana 42 de 2019, reportó 3 muertes por esta causa en menores de 5 años en Bogotá. Esta misma entidad reportó en los boletines para las vigencias 2016-2018: i) Una muerte por desnutrición (2016) ii) Cero muerte por desnutrición (2017) iii) 4 muertes por desnutrición (2018). Esto permite concluir que, para el período de gobierno se registraron un total de 8 muertes a semana 42 de 2019.

Afirma el Secretario de Salud que «Tenemos 2.500 niños en ONT crónica y 250 en DNT aguda en seguimiento para que no se mueran, y agrega uno de cada dos niños venezolanos está desnutrido». Sobre el tema llama la atención que hay, según reportes oficiales, 27.000 niños venezolanos estudiando en Bogolá, por lo que atendiendo la proporción de niños desnutridos tendríamos un aproximado de 11.000 niños con desnutrición que no están recibiendo atención ni seguimiento. Además, agregó el Secretario que se creó la primera Unidad de Recuperación Nutricional en HMeissen. Sin embargo, este tipo de unidades requieren de personal especializado, y contamos con información de que este año, ha habido periodos de 3 meses sin que haya ningún profesional de nutrición.

9.- Vale la pena traer a colación otras cifras de salud pública de la ciudad que son preocupantes y que se mencionan en el informe de Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito: Cobertura vacunación con DPT pasó de 95,6% en 2016 a 86% en 2018 el nivel más bajo de los últimos 10 años (2008 a 2018), señala el informe «se ha documentado disminución de puntos de vacunación por cierre de IPS y falta de preparación o insuficiente número de personal responsable’. Sobre bajo peso al nacer, aumentó de 12,6% en 2016 a 13,5% en 2018.

En el mismo sentido, el Boletín Epidemiológico SIVIGILA a semana 37 de 2019, comparado a semana 37 de 2018, reportó que lo casos de tuberculosis -TBC- aumentaron de 784 a 902 casos; los de sífilis congénita también presentaron un aumento, pasando de 108 a 193 casos; en sífilis gestacional aumentaron de 616 a 809 casos; los casos de hepatitis A aumentaron de 117 a 238 casos; finalmente, los casos de cáncer de mama y cuello uterino aumentaron de 1.401 a 2090 casos, entre otros.

Concluyen que este balance «permite concluir que la situación de salud pública es preocupante en la ciudad de Bogotá a cierre de la actual administración.

«Esperamos con la anterior esclarecer y dar a conocer la información que de primera mano tenemos los médicos de la Red Pública Hospitalaria», puntualizan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *