74% de pacientes en UCI en Latinoamérica sufre de desnutrición moderada a grave

0
82

En un estudio realizado por la empresa internacional Fresenius Kabi en 116 hospitales de ocho países latinoamericanos tales como: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá y Perú se reveló que en la práctica los pacientes de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) no reciben apoyo nutricional suficiente.

En la investigación se evaluaron la salud de 1053 pacientes en estado crítico, que recibieron nutrición enteral o parenteral el día anterior y durante el día de evaluación, demostrando que el 74% de los pacientes padece de un nivel de desnutrición de moderado a grave.

Los resultados, recientemente publicados en la reconocida revista médica internacional Critical Care, con el título “Prácticas clínicas actuales de nutrición en pacientes en estado crítico en Latinoamérica: estudio observacional multinacional”, también reveló que el 47,6 % de los pacientes en la UCI padecen una deficiencia proteica y el 40,3 %, una deficiencia calórica.

La malnutrición relacionada con la enfermedad en los pacientes hospitalizados es una condición muy frecuente, pero poco reconocida, y, por ende un importante problema de salud pública. La falta de tratamiento de la desnutrición en los hospitales afecta la salud del paciente, incrementando el índice de readmisión y elevando el riesgo de mortalidad.

Una serie de análisis hechos a estos pacientes en el estudio, demostraron que quienes recibieron una combinación de nutrición enteral y parenteral tienen menos probabilidades de sufrir deficiencias calóricas y proteicas. Solo el 28,3 % de los pacientes que recibieron una combinación de nutrición enteral y parenteral, y el 36,4 % de los pacientes que recibieron solo nutrición parenteral, revelaron deficiencia calórica frente al 42,4 % de los pacientes que recibieron nutrición enteral. Del mismo modo, el 50,3 % de los pacientes que recibieron únicamente nutrición enteral, manifestaron una deficiencia proteica en comparación con el 36,2 % del grupo que recibió una combinación de nutrición enteral y parenteral, y el 37,4 % del grupo que solo recibió nutrición parenteral.

Por consiguiente, se concluyó que la forma de administración de nutrición más efectiva es la nutrición parenteral complementaria, la cual aumenta las probabilidades de que los pacientes cumplan con sus objetivos de energía diarios en un 64 % y con sus objetivos de energía y proteínas combinados en un 56 %, en relación con un tratamiento que solo contempla la nutrición enteral. No obstante, la integración de la nutrición parenteral complementaria en el control nutricional actual fue baja entre los hospitales que participaron del estudio, con solo el 11 %.

“La desnutrición representa un problema grave en nuestra rutina clínica diaria”, afirmó el doctor Karin Papapietro Vallejo, médico y jefe de Terapia de Nutrición Clínica del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, y uno de los autores del estudio.

“Nuestros hallazgos más recientes revelan el valor que tiene la nutrición parenteral, en especial, para los pacientes que están en la UCI. Esta información destaca la importancia de implementar protocolos de nutrición de acuerdo con las guías y recomendaciones, para mejorar la ingesta energética y calórica de los pacientes hospitalizados en estado crítico”, comentó el especialista.

Comentarios Facebook