Anestesiólogos de Colombia buscan reivindicación de sus condiciones laborales

0
164

anestesia

Jornadas extenuantes, síndrome de agotamiento, distribución inequitativa por departamentos, contratos no adecuados, entre otros factores, han sido tomados en cuenta por el gremio de anestesiólogos en Colombia para levantarse y exigir una reivindicación de sus condiciones laborales.

Esta iniciativa surgió en el marco del año del Talento Humano en Salud, un evento que reunió a la Sociedad Colombiana de Anestesiología, la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas –ACSC-, la Asociación Nacional de Profesiones de la Salud (Assosalud), la Federación Odontológica Colombiana, la Asociación Colombiana Médica Estudiantil (Acome) y el Colegio Médico Colombiano, en un foro en el que se unieron para promover y lograr que los profesionales de la salud tengan excelentes condiciones.

En el ámbito de este evento, José Ricardo Navarro, presidente de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación –SCARE- comentó que “por más de 20 años, se ha venido hablando de un sistema que pretende estar conforme a las necesidades del contexto actual, pensando en EPS, IPS, planes de beneficios,  formas de financiación, regulación de proveedores y suministros; no obstante, se ha  abandonado lo más importante: el talento humano, no se le ha dado real importancia por  satisfacer la formación y la dignificación de los  profesionales de la salud quienes son los que están al día a día con el paciente”.

Basados en esta preocupación, la SCARE mostró en un reciente estudio que el 70 % de los especialistas de esta área en Colombia trabaja más de 48 horas a la semana, que el 22 % presenta depresión leve o moderada y sólo un 19 % está contratado de planta.

Estos tres factores determinan el estado vulnerable en el que se encuentra este gremio de profesionales de la salud. Por ello, Opinión&Salud dialogó con el presidente de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación, José Ricardo Navarro, quien aseguró que las condiciones de los profesionales de la salud son difíciles actualmente en el país.

“Por ejemplo el no cumplimiento de los convenios de la Organización Internacional del Trabajo –OIT- que hacen parte del ordenamiento jurídico colombiano, el no cumplimiento de la normatividad colombiana, la inexistencia de la vigilancia sobre el cumplimiento de las normas laborales, la existencia de  jornadas extenuantes. Además que no existe una política de desarrollo integral, se presenta una situación de subempleo que no es vigilado. Adicionalmente el pago de los servicios del talento humano no es prioridad, desafortunadamente pueden llegar recursos a las instituciones pero no se cubren los pagos de los médicos”, manifestó Navarro.

Frente a la situación de subempleo que menciona el anestesiólogo, el estudio realizado por la SCARE refleja que el 47.32 % de estos especialistas en Colombia trabajan por orden de servicios, le sigue el 32,99 % están contratados por asociación y tan solo el 19,6 % si trabajan de planta.

Estas cifras lo que ocasionan, según Navarro, es que exista un “problema de falta de vigilancia y de calidad –abandono del paciente y anestesias simultáneas-, jornadas extenuantes de trabajo, deterioro en las tarifas, pagos y contrataciones”.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud afirma que el número ideal de anestesiólogos es 15 por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, Navarro asegura que en Colombia y Latinoamérica no existen estándares. “El problema de los anestesiólogos no es de número sino de distribución, esa mala distribución ocurre por factores tales como: condiciones ambientales y tecnológicas que garanticen el bienestar del profesional y de sus familias, además de las malas condiciones laborales y el incumplimiento de contratos laborales”.

De acuerdo a lo que afirma el especialista, el número de anestesiólogos en Colombia se encuentran mal distribuidos en todo el territorio nacional. Según cifras de la SCARE, en Bogotá se concentra 24 % de médicos anestesiólogos, le sigue Antioquia con el 18.1 %, luego con el 12 % está el Valle del Cauca y Atlántico con el 5.4 %.

Aunque la distribución sea tomada como una falla entre el sistema de trabajo de los anestesiólogos, Rivera considera que las jornadas extenuantes son aún más negativas porque son consecuencia del deterioro en las tarifas, los salarios y las compensaciones. Son precisamente estas condiciones extensas las que conllevan a las malas relaciones familiares, así lo asegura Rivera. “No hay el suficiente apego familiar, no se piensa en la pensión, no se piensa en el retiro digno, no hay el apropiado disfrute del bien vivir”.

Luego de reconocer las condiciones laborales antes mencionadas, José Ricardo Navarro, presidente de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación afirma que 33 organizaciones de la salud declararon el 2016 como el año del talento humano en salud.

Comentarios Facebook