Corrupción: como yo, ud. puede ser víctima del traslado irregular de afiliados

6
254

Supersalud no responde ante modalidad de corrupción de las  Empresas Promotoras de Salud  -EPS- que “trastean afiliados” para ganar más recursos de la UPC”.

A propósito de la reciente denuncia de la Andi sobre los millonarios recursos que se pierden por la corrupción en el sector salud, opnionysalud.com fue testigo de excepción de una de estas formas de hacerle conejo a los colombianos.

Se trata del traslado ilegal de afiliados, que afecta a muchos colombianos quienes, como en este caso, muchas veces ni se dan cuenta que por la arbitrariedad de las EPS han sido  transferidos a otra entidad promotora de salud y pasan del régimen contributivo al régimen subsidiado.

Quien escribe esta nota periodística siempre ha pertenecido a NUEVA EPS, anteriormente Seguro Social, pero por cuenta de la EPS Cajacopi pasé de ser una usuaria del régimen contributivo a beneficiaria del subsidiado, presentándose en esta irregularidad el claro ejemplo de una de las modalidades que utilizan las Empresas Promotoras de Salud para sacar utilidades a costa de los derechos de los colombianos. 

Sobre el caso de mi traslado de EPS sin mi consentimiento me enteré a través de una comunicación enviada por Nueva EPS, que me informó que Cajacopi Atlántico me tenía afiliada al régimen subsidiado, por lo que Nueva EPS debía darme de baja de su base de datos, indicándome que si yo quería estar en Nueva EPS  debía indicarlo expresamente en comunicación enviada a ellos.

Hice algo mejor, le envié a la Superintendencia Nacional de Salud algunas preguntas, con la clara intención de recibir, como periodista, información de primera mano sobre este tema del cual ya nos habíamos ocupado en la revista anteriormente. 

  1. ¿Cuál es el mecanismo que las EPS utilizan para hacer demanera inconsulta un traslado de afiliados a otra EPS y además traslado de régimen?
  2. ¿Qué medidas de control toma la Superintendencia para evitar que las EPS incurran en esta conducta?
  3. ¿Qué valores por unidad de pago por capitación le ha reconocido el Estado a la EPS CAJACOPI durante el periodo en el que aparezco  en la base de datos de dicha entidad sin que haya solicitado traslado?
  4. ¿Qué mecanismo usa la Superintendencia Nacional de Salud para certificar que efectivamente las personas que aparecen en la base de datos de las EPS estén debidamente afiliadas. Están debidamente afiliadas al Sistema de Salud conforme a la Ley 100 y sus decretos reglamentarios y las leyes que han modificado?
  5. ¿Cuál es el control que ejercen las autoridades, las entidades territoriales, para certificar la veracidad de los datos de los afiliados de las Bases de Datos de las EPS?

Interpuse la queja ante la Superintendencia Nacional de Salud por el abuso de la EPS Cajacopi Atlántico, que logró,  sin mi  consentimiento cambiarme de régimen y dejarme sin mis servicios médicos habituales y la respuesta fue inmediata, pero autómata, es decir me mandaron una carta genérica atendiendo mi caso, pero que no respondió ninguna de mis preguntas.

En estos momentos seguramente en Cajacopi Atlántico ya saben que estoy denunciando mi caso, y qué bien que tenga este gran medio para publicarlo ¿pero qué hay con el de miles de colombianos que seguramente son protagonistas de esta modalidad de corrupción que consiste en subir afiliados a la BDUA, Base de Datos Única, de manera indiscriminada para cobrar los recursos de la Unidad de Pago por capitación?

La falta de control por parte del Estado es evidente. Nadie maneja la afiliación de los colombianos y la Supersalud no usa mecanismos eficientes para certificar que efectivamente las personas que aparecen en la base de datos de las EPS están debidamente afiliadas conforme a la Ley 100 y sus decretos reglamentarios y las leyes que han modificado.

Opinión y Salud conoció que la razón por la cual los afiliados en Colombia son mayores que la población del país, se debe a irregularidades tales como cambiarle un solo dígito de la cédula a una persona y así subir un “nuevo” colombiano a la BDUA.

Por otra parte, y creo que este es el caso que me involucra, la falta de control de los municipios sobre la base de datos de los afiliados al Régimen Subsidiado de su jurisdicción, permite que el “trasteo de afiliados” se presente. En mi caso, por ejemplo, aun cuando estoy radicada en Barranquilla desde hace 4 años aparezco en el régimen subsidiado del municipio de Guamal, sur del Magadalena, tal vez porque en una oportunidad que viví en esa localidad aparecí en alguna relación o lista de atención en salud.

A cuántas personas les estará ocurriendo un caso parecido sin que si quiera se enteren de que están enriqueciendo las arcas de EPS, como en este caso de Cajacopi, es decir, cuántas personas que como en mi caso no cumplen con las condiciones para estar en el régimen subsidiado se encuentran en él, proporcionándole a la entidad recursos “sin justa causa”.

Podemos estar hablando de miles de personas, incluso en varias modalidades ya que este caso se presenta por ejemplo en los regímenes especiales del ejército o de los maestros.

Por ahora, y a propósito de que tenemos esta oportunidad de oro para indagar mucho más sobre el tema, esperaré las respuestas que la Superintendencia de a mis sencillas preguntas y continuaremos, desde Opinión y Salud, auscultando sobre las modalidades de corrupción que se presentan en nuestro ya atribulado sector salud.

Comentarios Facebook