El drama de la salud en Venezuela, han muerto 11 niños por bacteria que contaminó un hospital

0
245

En lo que va de año, 11 niños han muerto dentro de las instalaciones del Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga (Hupaz), de Barquisimento -estado Lara, al occidente de Venezuela- producto de la bacteria denominada serratia marcescens que mantiene contaminado el centro asistencial.

A los cuadros de desnutrición severa que día a día llegan a las instalaciones y a la falta de insumos para atender a los pacientes que llegan a la institución, se suma la contaminación del Pediátrico Agustín Zubillaga que no ha podido ser saneado por las autoridades competentes.

De manera extraoficial se contabilizan entre enero y marzo 28 casos, en su mayoría neonatos y menores de 1 año. Las cifras revelan además que la primera víctima falleció el pasado 4 de enero y se trató de lactante de ocho meses, según detalla la prensa local.

Algunos de los síntomas que presentan los infantes al contraer la bacteria son fiebre, lesiones purpúricas en piel, con énfasis en miembros inferiores, taquipnea, taquicardia y rápida progresión de las lesiones. En este punto, los especialistas aseguran que los pacientes sufren un shock séptico.

La serratia marcescens, es descrito por los galenos como un bacilo gramnegativo de la familia Enterobacteriaceae. De efecto mortal pues causa severas infecciones nosocomiales y ataca el aparato urinario.

Según información ofrecida por los médicos del Hospital Pediátrico a la prensa venezolana, esta bacteria causó en los infantes una resistencia a los antibióticos Levofloxacina, Tygeciclina y Amikacina.

El último brote del que se tenga conocimiento en el centro asistencial data del año 1990. Luego, reapareció en el año 2016 con un caso detectado en el área de Cirugia y, hasta ahora, no se ha logrado contener. Hasta la fecha la infección se ha expandido por los espacios de Atención Médica Inmediata y la Unidad de Cuidados Intensivos.

Ante la falta de respuestas y soluciones que ayuden a frenar la “mancha” que recorre los pasillos del Pediátrico,  familiares de los 11 niños que murieron por contraer esta bacteria, se dirigieron a la Defensoría del Pueblo, institución gubernamental encargada de velar por los derechos de los ciudadanos, para exponer el caso y exigir que se abra una investigación para establecer responsabilidades.

Susana Rafalli,  nutricionista especializada en gestión de la seguridad alimentaria, en emergencias humanitarias, estuvo presente en la protesta. A través de las redes sociales escribió: “Morirse con la piel abierta por una bacteria y pesando menos que lo que se trajo a la vida, pareciera el infierno, pero no es, así murieron 11 niños infestados con serratia en un hospital del Estado en Barquisimeto”.

Reiteró además que “el abandono del sistema de salud”, ha causado pérdidas humanas, en este caso, niños.

 

Comentarios Facebook