Como evento adverso, califica el Hospital San Jerónimo de Montería, la muerte de un recién nacido

3
2357
William Montes director científico del hospital San Jerónimo

La muerte de un recién nacido, enfrenta a la familia del menor y al personal médico hospital San Jerónimo de Montería; el caso se presentó, cuando el padre del menor Jerson David Ramos, de 24 años, denunció que en el momento en que le practicaban la cesárea a su señora esposa, Maira Serpa, el bebé sufrió una cortadura en el cráneo, que le causaría la muerte.

La versión de la familia, sobre la herida en la cabeza del bebé, se originó en la información que le suministró el mismo médico ginecólogo que realizó la cesárea, argumentando que, la cortadura no representaba gravedad y que había sido trasladado a la unidad de cuidados intensivos por complicaciones orgánicas múltiples; esta versión es reforzada por el informe de Medicina Legal, que reporta que el recién nacido presentó puntos su sutura en la cabeza.

Las directivas del hospital, en cabeza del director científico William Montes, sostiene que el menor sufrió una esfacelación, es decir un roce del cuero cabelludo inmaduro con las paredes del útero, lo cual se considera un evento adverso en el proceso de atención en salud.

Las condiciones orgánicas deficientes del recién nacido, fueron las causas reales del deceso; se trató de un niño que apenas tenía 26 semanas de gestación, con retraso en su crecimiento y con un peso cercano a los 850 gramos; con inmadurez pulmonar, sin reflejos, cianótico;  por ello fue necesario intubarlo inmediatamente; precisó William Montes, en rueda de prensa.

Montes, descarta la hipótesis de cortadura con un bisturí; porque con esa herramienta no se llega hasta el interior del útero en el procedimiento de la cesárea.

Comentarios Facebook