¿Cómo evitar el paseo de la muerte?

0
230

El paseo de la muerte inicia cuando una persona se afilia a una EPS que está autorizada por la Superintendencia Nacional de Salud para operar en su municipio o departamento, pero que en realidad no cuenta con oficina de atención al usuario, ni red de servicios contratada.

Al momento de solicitar un servicio de salud, el afiliado deambula por hospitales y clínicas en busca de una atención médica sin que lo atiendan, por la ausencia de un contrato entre la EPS y el hospital.

Es de anotar que la EPS recibe el valor de la Unidad de Pago por Capitación de ese afiliado, pero no cumple con su obligación de tener la red contratada en su municipio. Para evitar esta situación debe modificarse el procedimiento que  la Superintendencia utiliza para autorizar  la capacidad de afiliación para una EPS.

Hoy se autoriza la capacidad de afiliación en virtud de indicadores financieros o de patrimonio y en realidad deberían ser autorizadas solamente aquellas EPS que en verdad cuenten con oficinas de atención al usuario en el municipio y tengan contratados realmente los servicios de salud con el hospital, con un proveedor de medicamentos y de ayudas diagnósticas.

Si se aplicara una norma de esta naturaleza, EPS como Medimás tendrían que salir de más de 300 municipios donde no cuentan con red de atención al usuario, ni oficinas donde los afiliados soliciten las autorizaciones de servicios y presenten sus quejas. Así los afiliados pasarían a las EPS que tienen presencia real en el municipio.

En este paseo de la muerte le cabe responsabilidad a la Superintendencia Nacional de Salud al autorizar cupos de afiliación a las EPS que no tienen presencia real en los municipios.

Comentarios Facebook