La salud en La Guajira, entre el paraíso y la realidad

0
66

Según la Ley 691 de 2001, complementos nutricionales para mujeres gestantes y niños menores de 5 años son de obligatorio suministro ¿Se cumple esta  disposición?”

Los indicadores de calidad de la red de prestadores de servicios de salud del departamento de La Guajira parecen estar a la altura de otras regiones como Antioquia y Bogotá.

Esto según los datos publicados por la Superintendencia Nacional de Salud -SNS-, en relación con los indicadores de calidad reportados por las IPS y hospitales, según los cuales la satisfacción general de los guajiros es superior a la reportada por otros departamentos con mejor infraestructura hospitalaria como Bogotá  y Antioquia,  con un 93,57%.

De acuerdo con estos indicadores someterse a una cirugía en La Guajira se tarda menos de 4 días,  frente a casi 12 días en Antioquia y 6 en Bogotá, lo cual sorprende al punto de que no es creíble que uno de los departamentos más extensos de Colombia  y con mayor población dispersa  tenga esta respuesta por parte de los prestadores de servicios de salud, amén de los ya conocidos problemas de desidia, precisamente en la salud.

Todos estos datos espléndidos entran en contradicción con la percepción que los colombianos tenemos sobre lo que ocurre en ese departamento de ensueño, que como dice la canción vallenata, “se mete hasta el mar como si pelear quisiera, tal vez buscando en el mar la respuesta a sus males“.

Con la información constante que tenemos sobre la ocurrencia de casos de muertes por distintos eventos en La Guajira, lo que se sabe es que la península adolece de los más elementales servicios  médicos y odontológicos  por parte  de los indígenas, pese a que existe una legislación especial que los defiende. Según la  Ley 691 de 2001, el Plan Obligatorio de Salud -POS- de los pueblos indígenas  contendría el suministro de complementos nutricionales para las mujeres gestantes y niños menores de 5 años.

Es aquí donde todo empieza a caer por su propio peso, cuando se revisan las normas,  se contrastan con los datos que desde otras entidades como el Instituto Nacional de Salud y se entiende que otra es la realidad sobre satisfacción de los guajiros. (Vea el Boletín epidemiológico semanal: https://goo.gl/HjODiI). 

En las cifras más contundentes de la desidia estatal encontramos a La Guajira como el campeón en casos notificados de muertes probables por desnutrición en menores de cinco años durante el 2016.

 

En el indicador de muertes por infección respiratoria aguda en menores de cinco años por entidad territorial de residencia, Colombia, semanas epidemiológicas 01-52, 2016 La Guajira ocupa el quinto lugar.

 

Por mucho que digan, que La Guajira tiene  mayor porcentaje de satisfacción en los servicios de salud, que regiones con mayor desarrollo, como Bogotá y Antioquia, la realidad indica que el península se vive un verdadero drama humano, al punto que abogados como Carolina Sáchica, en compañía de líderes indígenas como Javier Rojas, han pedido al Presidente Juan Manuel Santos, declarar en La Guajira el estado de excepción, decisión que serían concordantes con las adoptadas  anteriormente por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en favor del pueblo Wayúu.

 

 

 

 

 

Comentarios Facebook