Medellín ya tiene primera clínica para adolescentes con enfermedades crónicas

0
317

Medellín.- En concordancia con lo que es el modelo integral de atención en salud nació la primera clínica dirigida a adolescentes con enfermedades crónicas, gracias a un esfuerzo conjunto entre el Hospital San Vicente Fundación (HSVF) y la Universidad de Antioquia (U de A).

Precisamente, se estima que entre el 10 y 12 por ciento de esa población durante esa etapa de la vida presenta alguna enfermedad crónica como diabetes mellitus tipo 1, el cáncer, cerebro-cardiovasculares, respiratorias, reumatológicas, deficiencias renales, VIH/SIDA, epilepsias, trastornos siquiátricos, discapacidades derivadas de violencias o lesiones accidentales y los trasplantados.

El ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria Uribe, quien estuvo en la presentación oficial de la iniciativa afirmó que este es un esfuerzo encomiable y explicó que es un programa pionero en Colombia. “Combina los temas necesarios de hospitalización para la atención de pacientes crónicos, pero también hace un énfasis en las actividades de promoción y prevención para evitar que los pacientes crónicos adolescentes que estaban muy abandonados se compliquen. Esto es un orgullo para esta región y un ejemplo para todo el país”.

Por su parte, el director del HSVF, Diego José Duque Ossa indicó que esos muchachos son una población especial por los riesgos específicos que tienen como los sociales, los de enfermedades de transmisión sexual, embarazo no planeado, desescolarización, depresión, suicidio, entre otros.

En consecuencia, es necesario intervenirlos de una forma muy diferente, ya que cuando padecen una patología crónica tienen un riesgo mayor en todos los aspectos de la vida. Teniendo en cuenta esto el HSVF quiso crear este programa en unión con la institución universitaria.

Se trata de hacer una intervención desde que están en el centro asistencial a esos chicos con un equipo interdisciplinario en especialidades como siquiatría, sicología, enfermedades sociales y otras. Esto se hace con el fin de mejorar la calidad de vida del afectado en el entorno hospitalario y cuando se le dé de alta dentro del ambiente familiar, social y escolar. Eso significa que la aspiración es prestar el servicio cuando el joven esté hospitalizado y también de manera ambulatoria.

Aunque el programa se da en toda la planta física del Hospital, se están han adecuado unas salas para aquellos afectados que requieran mayor acompañamiento.

El HSVF tiene 14 especialidades en pediatría y más de 40 en adultos, de modo que todas las especialidades del centro asistencial que tengan que intervenir, lo harán, iteró el directivo.

A su turno, Carlos Alberto Palacio Acosta, decano de la Facultad de Medicina de la U de A apuntó que aunque las enfermedades crónicas que les da a los adolescentes son las mismas que padecen los adultos, en los primeros hay unas características y especificidades con unos eventos especiales que hay que saber atender.

La importancia

Según Duque Ossa para crear el programa se basaron ambas partes en una evidencia contundente, es que el adolescente tiene 10 veces mayor probabilidad de complicación médica, social o una calidad de vida deteriorada.

El director del Hospital infantil San Vicente Fundación, Abraham Chams Anturi dijo que cuando un niño sufre de alguna enfermedad crónica como las mencionadas, debe hacer un tránsito adecuado hacia la vida adulta. Una vez llegan a la adolescencia quedan en una especie de limbo, debido a que los médicos no saben si se deben tratarlos con un pediatra, con un cirujano, con un internista o qué, convirtiéndolos en una población en riesgo.

Iteró Chams Anturi que se busca darles un acompañamiento a esos jóvenes afectados durante su enfermedad crónica y en toda la transición de la vida adolescente a la adulta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a ese grupo poblacional como vulnerable, por eso dentro del plan de desarrollo de Naciones Unidas 2016-2030 considera importante darle atención especial.

En el mundo 1 de cada 6 personas es adolescente, lo que significa que alrededor de 1.200 millones de habitantes tienen entre 10 y 19 años.

Además, el 40 por ciento de la población en Colombia es menor de 18 años, es decir la base poblacional de bebés, niños y adolescentes es muy ancha, añadió el directivo del Hospital Infantil.

Aclaró el también médico pediatra que la adolescencia se divide en tres fases, la primera es de 10 a 14 años, la intermedia es de 15 a 17 y la última es de 18 a 20 años de vida.

Finalmente, recalcó que se trata entonces de un cuidado primario para que no tengan  malas conductas, que padezcan de desórdenes alimentarios, alteraciones que impidan el aprendizaje, suicidio, prevención y promoción de asuntos relacionados con sus derechos y deberes para evitar la explotación, el consumo de drogas y promover la realización de actividad física.

Comentarios Facebook