En su día, hablemos de Diabetes

0
341

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014 y va en incremento, sobre todo en países de ingresos medianos y bajos, es por ello que el equipo de Opinión y Salud quiso conmemorar el día Mundial de la Diabetes, (que se celebra el 14 de noviembre)  con una entrevista a un especialista en el tema.

Pablo Aschner, endocrinólogo y epidemiólogo clínico, profesor de la Universidad Javeriana y director científico de la Asociación Colombiana de Diabetes (ACD), explicó que lo más importante es aclarar que hay dos tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: este tipo de diabetes afecta fundamentalmente a los niños, aparece generalmente en la etapa de la pubertad y hay una destrucción casi completa de las células que producen insulina, por lo cual estas personas por el resto de su vida tendrán que aplicarse insulina para poder llevar una vida normal, es poco frecuente y se calcula que cada año por cada 100 mil niños menores de 15 años aparecen unos tres o cuatro casos nuevos.
  • Diabetes tipo 2: se debe a una utilización ineficaz de la insulina y es la más frecuente, afectando a 7 u 8 de cada 100 personas mayores de 30 años

 

Explica el doctor que la diabetes tipo 2 es más común, se debe a una falla en la producción de insulina, “esa falla no necesariamente da lugar a manifestaciones clínicas por elevación de la glicemia (azúcar en la sangre) que es lo que da el diagnóstico de diabetes”.

La falta de insulina hace que se tienda a subir el azúcar en la sangre, pero en la diabetes tipo 2 no es una falta absoluta como en el tipo 1, sino una falta relativa que no se va a manifestar mientras no haya una mayor exigencia de insulina; “lo que hace que haya una mayor demanda de insulina es fundamentalmente el exceso de grasa en el cuerpo y cuando ésta aumenta es cuando se hace evidente que la insulina no alcanza y se sube la glicemia. El aumento de la frecuencia de diabetes va acompañado de un aumento en la frecuencia de obesidad o exceso de peso”, detalló Aschner.

Factores de riesgo

Según el especialista, el principal factor de riesgo es la obesidad; “las comidas ricas en calorías y la disminución de la actividad física son características de la manera en cómo vamos adquiriendo malos hábitos sobre todo en las ciudades. Comemos mucho y caminamos poco”.

Asimismo, existe también un factor genético, “el tener un papá, mamá, hermano o hijo con diabetes significa que en esa familia hay genes de diabetes, que más que todo tienen que ver con un defecto genético en la producción de insulina, pero no es absoluto, hay menos insulina, pero no como para que uno nazca con diabetes, eso ocurre es cuando se le exige demasiado”, explicó el endocrino.

Primeros síntomas de la diabetes

Los síntomas clásicos de la enfermedad son: “mucha sed, mucha orinadera y pérdida de peso, pero eso se aprecia cuando la glicemia está muy alta, cosa que en los niños ocurre casi al momento en que aparece la diabetes por lo que el diagnóstico de la diabetes tipo 1 es relativamente evidente siempre y cuando se sospeche”.

En la diabetes tipo 2 los síntomas se pueden demorar en aparecer; “hay adultos que tienen la enfermedad sin saberlo y pueden estar así meses o años, hasta que un día se sube tanto el azúcar que aparecen los síntomas”.

Con respecto a la prediabetes, informó el especialista que es la etapa previa a la diabetes tipo 2, “si uno lo detecta a tiempo, mediante cambios en el estilo de vida que implican perder peso y hacer más actividad física se puede reducir la probabilidad de tener diabetes  casi en un  50 %”.

En la provincia son más sanos

Detalló el científico que según los estudios que ellos han realizado, se encontró que mientras en las ciudades 8 de cada 100 adultos tienen diabetes; en el campo es apenas 1 o 2 de cada 100 adultos; “es cinco veces menos frecuente”.

En cuanto a la prevención

Indicaba el doctor que la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, “cuando aparece ya está y en ese sentido lo que hay es que manejarla bien; ya existen guías para el tratamiento aprobadas por el Ministerio de Salud, que se supone deben ser implementadas por las EPS y las IPS; esas guías establecen que todo niño que presente diabetes debe ser remitido a un centro donde sepan manejar bien este problema, pues él toda su vida va a necesitar insulina de la manera más adecuada y guiada por el automonitoreo”.

Estas guías también existen para la diabetes tipo 2, “en las mismas se le indica al médico de atención primaria qué hacer cuando recibe al paciente, cómo debe ser el manejo y qué hacer si ese manejo no logra la meta deseada, son guías bien completas. Si los médicos se guiaran por ellas no tendría por qué haber un mal manejo de la diabetes, un 80% de los pacientes estarían bien controlados”, manifestó Aschner.

Medicamentos

Con respecto a las medicinas, el doctor dijo que las insulinas están todas en el formulario básico, “el paciente con diabetes tipo 1 recibe la insulina que le corresponde, están reguladas y las EPS las tienen que entregar; en la tipo 2 es más difícil, pues buena parte del manejo de la diabetes es el manejo del peso y en eso desafortunadamente no tenemos las herramientas suficientes en parte porque no hay muchas ayudas para la persona obesa desde el punto de vista de medicamentos. Básicamente hay que cambiarle el estilo de vida para que aprenda a comer menos, a caminar más y a perder peso, pues sin la pérdida de peso no se puede manejar la diabetes tipo 2”.

Diabetes y consumo de alcohol

Aschner fue enfático en decir que el alcohol no produce diabetes, “y tomado en moderación no afecta el control de la enfermedad. Su principal problema es sus efectos alimenticios, por ejemplo, tomar un trago de whisky es como comerse una papa; a veces eso no se tiene en cuenta, entonces la persona que toma regularmente pues en realidad esta ingiriendo calorías que no le permiten perder peso”.

Asimismo, indicó que las personas que se aplican insulina deben tener ciertas precauciones al ingerir licor porque puede ocurrir una hipoglicemia y esto origina problemas más graves, “hay que enseñarle que hacer cuando vaya a tomar licor, se les recomienda tomar con moderación que equivale a una o dos copas en una reunión”.

El trabajo de la ACD

La Asociación Colombiana de Diabetes tiene 60 años y su visión desde el comienzo fue darle servicio integral a los pacientes con diabetes; “atención médica especializada educación, insumos, medicamentos, todo lo necesario para que las personas con diabetes puedan controlar su enfermedad y en especial las que no tienen suficientes recursos y brindarles los servicios al menor costo.”

Contaba el doctor que cada día es más difícil mantenerse como una ONG, “hemos logrado autogestionarios, pero estamos buscando entidades públicas y privadas que estén dispuestas a colaborar con nosotros, ya que mucho de lo que hemos logrado, como la adecuación de las casas, ha sido con donaciones; el grupo Santo Domingo hizo una donación importante que nos permitió adecuar la mejor clínica para pie diabético, la cual presta servicios muy importantes”.

Indicó el doctor que la ACD también ofrece cursos de actualización y educación continua, “en estos momentos estamos ofreciendo cursos para médicos generales de atención primaria sobre cómo se implementan las guías, pues éstas no sirven si no se ponen en práctica, una atención integral implica mucha educación”.

Comentarios Facebook