Portabilidad nacional es letra muerta en el sistema de salud

0
39

portabilidad

De desencanto es la sensación que tienen los afiliados al sistema de salud que por cualquier motivo han dejado su municipio de residencia y solicitan un servicio en el municipio donde hacen tránsito.

Aunque el Decreto 1683 de 2013 dotado de buenas intenciones, regló la obligación que tienen las EPS para que respondan por atención de los afiliados en todo el territorio nacional;  como muchos principios o normas del sector salud, la portabilidad nacional, no deja ser una frase sonora que poca expresión tiene en la realidad.

Con el nombre de “portabilidad nacional” el gobierno denominó el derecho que tienen los afiliados de que su EPS lo atienda en cualquier rincón de la geografía nacional, ante la necesidad de las personas de migrar de su municipio de origen. En su artículo 4o. el Decreto describePortabilidad. Es la garantía de la accesibilidad a los servicios de salud, en cualquier municipio del territorio nacional, para todo afiliado al Sistema General de Seguridad Social en Salud que emigre del municipio domicilio de afiliación o de aquel donde habitualmente recibe los servicios de salud, en el marco de las reglas previstas en el presente decreto.

Opinión y salud quiso saber la respuesta que reciben los afiliados  cuando requieren un servicio de salud en un sitio lejano de su lugar de origen.

En Medellín  

La secretaria de Salud en Medellín persigue a las EPS por todo el país, buscando que garanticen la atención  de los afiliados que están radicados temporalmente en la ciudad; varios casos en la entidad territorial ilustran la situación de insatisfacción de estos afiliados como le ocurre al señor Jorge Lloreda Pinilla, cuyo municipio de origen es Bagadó en el Chocó.

Se afilió a EPS Barrios Unidos de Quibdó el pasado mes de abril, en ese momento le informaron que la entidad lo atendería en cualquier municipio del país; hoy está radicado en Medellin y quiere solicitar un servicio de salud, pero recorre la ciudad y no  encuentra una oficina de su EPS. Visita hospitales y clínicas argumentando la cacareada portabilidad nacional sin encontrar punto de contacto con la EPS. La única opción es recurrir a la Secretaria de Salud de Medellín donde la solución que le dan es que van a ubicar a la EPS en la ciudad de Barranquilla para que autorice la atención. Transcurren los días y la EPS no responde.

También en Medellín, el padre de la menor Gabriela, una niña de 5 meses que en la actualidad se encuentra hospitalizada en la clínica San Vicente de Paul de esta ciudad y necesita que la EPS Famisanar que no tiene cobertura en Medellín le autorice el servicio que la paciente requiere, en su entender se trata de una “ portabilidad urgente”. La Secretaria hace el esfuerzo para ubicar la oficina de la EPS en la ciudad de Papayán sin tener respuesta alguna.

En Pereira, ni portabilidad, ni traslado

La señora María Montoya Hernández, relata que durante su embarazo cambió de ciudad de residencia. Se trasladó de Bogotá a Pereira por lo cual solicitó a la EPS aplicar la portabilidad nacional. Nunca la atendieron para los controles del embarazo, luego de dar a luz, le autorizaron el servicio que requería, la remitieron a una IPS que no existe en la ciudad. La empresa para la cual trabaja ha radicado en varias oportunidades la solicitud de traslado de la EPS, argumentando que en la ciudad donde reside no la atienden, la EPS Cruz Blanca ha rechazado la solicitud de traslado.

En Bogotá ¿cómo ubicar a Comfacor?

Eduardo Ricardo es un afiliado a la EPS Comfacor. Su esposa está en estado de embarazo y solicita que la EPS le autorice el servicio  en la ciudad de Bogotá; la EPS le informa que el trámite se tarda 10 días, lo cual no se cumple por cuanto la solicitud fue realizada el día 5 de agosto del presente año y a la fecha (31 de agosto) la paciente no ha sido atendida. La secretaria de salud de Bogotá intenta ubicar en Monteria a la Eps para que emita la autorización.

En el Contributivo también hay obstáculos.

Relata la señora Elizabeth Rey, afiliada a la EPS Sanitas en calidad de cotizante, que en este momento tiene 10 semanas de embarazo y la ciudad de atención que le aparece registrada es Valledupar. Ha solicitado por distintos medios, primero por vía telefónica, después a través  de la página Web y por último dirigiéndose directamente a las oficinas  de la EPS, para pedir que le sean prestados los servicios del programa de control prenatal en el municipio de San Juan del Cesar Guajira, que es el sitio de residencia actual, la petición se han negado con el argumento de que la IPS no tienen cupos disponibles.

Cafesalud Risaralda no responde

Luis Miguel Valencia Morantes solicitó la portabilidad a la regional Risaralda de la EPS Cafésalud con el fin de que sean prestados los servicios en  Chia Cundinamarca, su actual municipio de residencia. La petición la hizo por correo electrónico, ya que por teléfono no se la quisieron tramitar. Desde el 20 de mayo y hasta hoy no ha recibido respuesta alguna. Actualmente lleva dos semanas sin recibir los medicamentos prescritos por el neurólogo.

Casos como los aquí descritos se repiten  a diario en todos los municipios de Colombia. Las secretarias de salud es poco a nada lo que pueden hacer para obligar a las EPS a cumplir con la obligación de atender a sus afiliados. La primera dificultad que enfrentan es que las EPS no operan en el municipio donde se requieren los servicios y luego se enfrentan a la falta de IPS disponibles para brindar la atención.

A eso se suma que no es extraño encontrar algunas EPS cuyas oficinas regionales se comportan como entidades distintas, quizás porque en las regionales operan como franquicia.

 

Comentarios Facebook