Ramos Corena salió absuelto en Puerto Rico, pero sigue investigado en Colombia

0
38

Según el concejal Bernardo Guerra, el médico Ramos Corena, quien admitió que no es cirujano plástico, está involucrado en la muerte de una paciente“. 

Un nuevo capítulo parece comienza a escribirse del enfrentamiento entre el médico general Carlos Ramos Corena y el médico, concejal de la ciudad de Medellín, Bernardo Guerra Hoyos, luego de que Ramos Corena anunciara su regreso a Colombia, tras salir victorioso del proceso judicial que se le seguía en Puerto Rico, por  presunto “ejercicio ilegal” de la medicina.

El médico Ramos enfrentaba cargos por la muerte de la portorriqueña Nancy Santana García, quien falleció en un hotel de Medellín luego de someterse a una cirugía.

Recientemente el galeno fue absuelto por las autoridades que investigaban otros 4 procesos que cursaban en contra suya, de acuerdo con La W.

Tras ser absuelto, a su salida del juzgado y tras permanecer detenido desde el 2 de noviembre del año pasado, el médico habló sobre su extensa experiencia en los quirófanos y anunció que volverá a Colombia para operar a más 200 mujeres que esperan ser atendidas por él,

“Yo tengo más de 5.000 pacientes operados, eso se suma calculando 10.000 horas práctica [en el quirófano]. Si con 10.000 horas prácticas yo no sé hacer una liposucción, yo no sé hacer una mamoplastia de aumento o una pexia mamaria, entonces nadie lo podría hacer […] Desde que llegué a Colombia no he parado, las pacientes me están esperando a mí porque quieren que esté en sus cirugías, más de 200 mujeres en Bogotá, Medellín y Barranquilla”, sentenció el médico ante varios medios de comunicación.

De inmediato, el médico, concejal de Medellín, Bernardo Guerra Hoyos, su principal contradictor y denunciante, pidió que la Fiscalía y las autoridades sean solidarias con él, que representa la institucionalidad, luego de que su colega anunciara que “iba por su cabeza y que ya instauró denuncias ante la Fiscalía contra Guerra”.

Guerra Hoyos ha dicho que Ramos Corena integra un supuesto cartel de “batas blancas” que practican cirugías estéticas sin tener títulos de cirujanos y en clínicas que no cuentan con las condiciones necesarias para dichos procedimientos, el cual la causa millonarias pérdidas al Clúster de la Salud, que ha invertido $2 billones en infraestructura.

El caso de Ramos Corena y la muerte de Tatiana

El concejal Guerra Hoyos denunció en la Fiscalía a Ramos Corena por la muerte de la joven Tatiana Andrea Posada Jiménez, investigación que está a cargo de la fiscal Luz Elena Correa Chanci hace seis años y, hasta el momento no ha fallado sobre el caso, a pesar de tener una recomendación del Comité Técnico Jurídico de la Fiscalía Regional para darle celeridad al mismo, debido a que en el expediente se encuentra la documentación necesaria para entregar un fallo definitivo.

Lo cierto es que ante varios medios de comunicación, el médico Ramos admitió que “no tengo posgrado en cirugía plástica y no lo necesito para conformar equipos quirúrgicos. Tengo más de 5 mil pacientes operados con éxitos y 10 mil horas de prácticas”.

Argumenta ser médico cirujano y empresario, y que cuenta con “un certificado de la Fiscalía donde dice que no existe un ‘Cartel de batas blancas'”. Y agregó que por esas acusaciones instauró una demanda contra el concejal Bernardo Alejandro Guerra, el Concejo de Medellín y la Alcaldía.

“En Colombia hay un personaje que siempre ha estado detrás de mí, manchando mi imagen y este personaje dio declaraciones aquí mentirosas, y como es un político que goza de cierta credibilidad, acá le creyeron”, indicó Ramos Corena al portal web de Puerto Rico, Primavera Ahora.

El ‘Vía Crucis’ de Ramos Corena empezó en el 2010, cuando El Tribunal de Ética Médica de Antioquia y el Tribunal Nacional confirmaron que recibieron una queja interpuesta por el paciente Vedier Trejos Lema en contra de él y de dos médicos más, por la aparente mala atención en hechos ocurridos desde septiembre de 2009 hasta enero del siguiente año.

Después de hacer una investigación, el 29 de enero de 2014 el tribunal formuló cargos contra Ramos y lo suspendió en “el ejercicio de la medicina por el término de seis meses”. Un decisión que ratificó en 2015.

En otro fallo de otra paciente, el Tribunal Nacional de Ética Médica confirmó que no solamente expuso a esta persona al riesgo de su falta “de idoneidad profesional, sino al de tomar decisiones terapeúticas quirúrgicas” en un caso complejo de cirugía plástica. En este último documento, de marzo de este año, el tribunal decidió suspenderlo por cinco meses.

Ahora con denuncias de parte y parte un nuevo capítulo se abre, a pesar de la absolución que consiguió Carlos Ramos en Puerto Rico.

Comentarios Facebook