Edición número 2475

ISSN: 2619-2144 (En línea)

Vuelve alerta en Barranquilla por caracol africano en época de lluvias 

caracol

El caracol africano es una de las cien especies más toxicas e invasoras del planeta, por esta causa, cuando se presenció  por primera vez su presencia en Colombia, el Ministerio de Ambiente emitió la resolución 0848 del 23 de mayo de 2008, que después fue actualizada en la resolución 654 de 2011, en la que se expiden medidas es las que deben asumir las autoridades ambientales para prevenir, tratar y manejar.

No obstante, sin importar las advertencias, ha sido utilizado con fines alimenticios, medicinales, estéticos. Ya que se ha propagado los beneficios que puede tener la baba de caracol o toman estos animales como mascotas.

En el 2013 en un estudio realizado por la Universidad Nacional y el Ministerio de Ambiente sobre el caracol africano, se identificó la presencia de este molusco en cinco regiones naturales de Colombia, en 112 municipios de 26 departamentos del país

En Barranquilla, a raíz de la temporada de lluvias, la presencia del caracol gigante africano es innegable en el departamento del Atlántico. Este molusco acaba con los cultivos y jardines pero además es un transmisor de parásitos que afecta la salud humana.

Estos animales tienen mayor presencia en el norte de la ciudad donde las zonas verdes son más amplias. En estas áreas de conjuntos residenciales, los administradores deben anunciar el uso de la fumigación de cada jardín para proteger la salud de los residentes.

Según declaraciones de la  Secretaría  de Salud Distrital de Barranquilla, estos animales se hacen peligrosos por las bacterias que producen en sus babas, capaces de transmitir enfermedades que van desde leves síntomas febriles hasta efectos graves a nivel cerebral. Sin embargo la entidad no registra a pacientes afectados, hasta ahora.

Según el experto Edgar Linares, del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional quien lideró el estudio,  el caracol ces “una plaga polífaga que se alimenta de prácticamente todo: material vivo (plantas, líquenes y hongos), materia orgánica en descomposición (plantas, animales y basura), heces, derivados de plantas como el papel y el cartón”. Además añade “el verano los obliga a camuflarse entre vegetación, escombros, vasijas, solares abandonados y en las habitaciones de las casas, pero vuelven a reaparecer cuando regresa el invierno” esto es muy común en la ciudad de Barranquilla.

¿Qué hacer si me encuentro un caracol africano?

Para el manejo de este animal se recomienda no tocarlos y evitar el contacto con la baba, especialmente no acercarlos a los ojos, nariz y boca. Si llega tener contacto se debe lavar inmediatamente.

De igual forma no se debe consumir, ni manipular productos de caracoles que no estén autorizados por la autoridades competentes y se debe comprobar la procedencia de éstos. Además evitar el uso como carnada, mascota u adorno.

Por otro lado eliminar de los jardines resto de madera, tejas y ladrillos ya que son elementos que son agradables para la formación de un refugio de los caracoles africanos. No obstante si es necesario coger un caracol se recomienda que sea con guantes impermeables, tapabocas y colocarlos en una bolsa, meterlos en agua con sal común. Los guantes después deben ser desechados.

 

Comentarios Facebook

AUTOR

Kene Navarro Mendoza

Estudiante de octavo semestre de comunicación social y periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe. Cinéfilo y Amante del periodismo deportivo.

Articulos relacionados y más visitados

close-link
Cresta WhatsApp Chat
Send via WhatsApp
Share This